Lanzarse al mercado por primera vez no es cosa fácil. Nos puede ir bien o mal, pero a lo largo del camino siempre iremos aprendiendo sobre nuestros errores. Una manera de amortiguar ese tramo de pruebas y errores es experimentar con una franquicia, es decir una fórmula probada que cuenta con el aval de una marca reconocida e instalada. 

El modelo de franchising -en el que una firma autoriza a otros a vender sus servicios y productos registrados bajo reglas y valores de la marca registrada- ha crecido considerablemente en los últimos años en la Argentina.

Ya son más de 1000 las marcas que comercializan franquicias en la economía local, a través de unos 37.000 puntos de venta. Esto representa el 22% de las ventas minoristas a nivel nacional, según datos de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF). 

¿Es rentable abrir una franquicia en Argentina?

Los números arriba mencionados indican que el negocio de las franquicias está ganando una creciente importancia en la economía nacional con el plus agregado de que la inversión que realizamos es de bajo riesgo.

Esto no significa que sí o sí sea una fórmula de éxito garantizado. Antes de invertir en una franquicia, es necesario que investiguemos a fondo, consultemos reviews, informes y estudiemos tendencias del mercado.

También debemos evaluar si nosotros mismos, como emprendedores, seremos capaces de tener una franquicia. Tenemos que ser conscientes de que, a cambio de seguridad, formación y apoyo de marketing que ofrece la marca registrada, deberemos ceder algo de nuestra independencia y poder de decisión. Como propietarios de una franquicia deberemos cumplir con controles y procedimientos establecidos por el franquiciante.

Otro aspecto a considerar es la financiera: tener bien en claro cuál será la cuota inicial de la franquicia, qué aportes debemos realizar, cuál será la inversión requerida y la tasa de ROI. Según la Guía Argentina de Franquicias (GAF) – Anuario 2018-2019, el monto mínimo para acceder a una franquicia oscila entre los $15.000 y los $500.000.

Por otra parte, no todos los modelos de franquicias son iguales. Antes de firmar cualquier contrato, es indispensable asesorarse con algún abogado.

¿Cuáles son las franquicias más exitosas del país?

De acuerdo a la GAF, los rubros más exitosos para las franquicias actualmente son gastronomía, hotelería, indumentaria, gráfica, servicios y retailing. La franquicia que más ha crecido en el último año en el país, por su parte, es Rapipago, con 4800 puntos de venta en todo el territorio, seguida de Laverap, con 1400 locales.

¿A qué se debe el éxito de estas marcas? Son franquicias “low cost” que implican una inversión inicial accesible y, en el caso de Rapipago, prometen un retorno de la inversión bastante inmediato: apenas 6 meses. Además, pueden estar dentro de otros locales (no son exclusivos) o son más simples, como Café Martínez A la barra, que es sólo «take away».

Otras cadenas que han sido exitosas en este último año son: Grido (con 96 aperturas), Supermercados Día (61), Grandiet (56), Fábrica de Pizzas (30), Colorshop (27) y Costumbres Argentinas (24). 

El rubro gastronómico es uno de los clásicos en el mundo de las franquicias. Sin embargo, en el último tiempo, su crecimiento se ha desacelerado porque se trata de franquicias más caras. Abrir una franquicia de una cervecería implica una inversión inicial de unos 90.000 dólares y abrir un café (Havanna, por ejemplo), no baja de los 120.000 dólares.

Los espacios de coworking son una de las novedades en el mundo de las franquicias y vienen pisando fuerte.

¿Franquicias 4.0?

Sería un error creer, sin embargo, que las franquicias se limitan a modelos físicos de negocios. También existen las franquicias online, apoyadas en innovaciones tecnológicas, que funcionan como los modelos de franchising tradicionales.

Los expertos aseguran que las ventajas de este tipo de franquicias 4.0 son una menor inversión inicial, mayores márgenes brutos, menor necesidad de contratar personal y posibilidad de tener un alcance a nivel global. Sin embargo, es importante que la marca registrada tenga una base tecnológica sólida que permita su crecimiento.

Los rubros que más están creciendo en franquicias online son energías renovables, salud, fintech y servicios.

Otras marcas, que nacieron en el mundo online, buscan con las franquicias reforzar su posicionamiento offline. Almundo, por ejemplo, tiene más de 100 puntos de venta en todo el país, que son franquicias.