Edge Computing: la tecnología que promete cambiar internet

69

Mientras que las tecnologías cloud siguen revolucionando la forma en que manejamos la información, el mundo comienza a soñar con la próxima nueva herramienta: Edge Computing. Más allá de otro nombre confuso, Edge Computing promete poner de cabeza el paradigma actual de manejo de datos, impactando de lleno en los negocios y en la vida de los consumidores.

Lo sabemos, mantenerse al día con las ilusiones que nos propone la tecnología no es sencillo. Signo de nuestros tiempos, no terminamos de acostumbrarnos al Cloud Computing que ya soñamos con el sucesor.

Claro que esto no quiere decir que el Cloud Computing está muerto. Lejos de ello, el almacenamiento en la nube actual sigue siendo una de las herramientas fundamentales para la mayoría de las empresas que se suben a la transformación digital. Pero nunca está de más prestar atención a lo que viene.

¿Qué es Edge Computing?

Edge Computing es un nuevo paradigma que busca llevar el almacenamiento y procesamiento de datos más cerca de sus fuentes. ¿Qué quiere decir esto? Que los mismos dispositivos que recolectan los datos podrían procesarlos y guardarlos, en vez de enviarlos todos a la nube sin ninguna intervención.

Así, cada dispositivo conectado a internet (o al menos una buena parte de ellos) podría funcionar como un pequeño data center. Conectado a sus pares, podría procesar y almacenar información, a la vez que acceder a la que producen otros dispositivos. De esta forma, se crearía una red de mini data centers, una especie de nube local.

Esto significa una nueva relación entre los el internet de las cosas (IoT), el cloud computing y el Big Data. La web pasaría de ser una estructura dependiente de nodos (servidores) a otra mucho más distribuida, con menos latencia, consumo de ancho de banda y mayor seguridad y fiabilidad. Pero más allá de una menor dependencia en data centers, Edge Computing puede tener consecuencias importantes tanto para empresas como para consumidores.

esquema edge computingEl mundo Edge Computing

Mudar muchos de los procesos de datos desde los data centers a los dispositivos (edges) puede traducirse en menor latencia, menos consumo de ancho de banda y mayor seguridad. Básicamente, todo puede andar un poco más rápido y mejor.

Pero los cambios no se limitarían simplemente a hacer lo mismo en menos tiempo. Repasemos algunos de las posibles consecuencias para empresas:

  • Datos locales y seguros: Al tener los datos de la empresa almacenados en los propios dispositivos, sería mucho más rápido acceder a ellos y, al mismo tiempo, más seguros frente a ataques externos.
  • Realidad virtual: La realidad virtual está creciendo exponencialmente y no solo para el mundo de los juegos. Cada vez más empresas la usan para enseñar a distancia, conocer nuevos espacios o mostrar productos. Para que la tecnología pueda crecer hace falta una internet con baja latencia.
  • Menos hardware: Edge Computing sería, en teoría, menos exigente en cuanto a dispositivos. En vez de depender tanto de grandes y complejos servidores, las empresas dispondrían de un servicio en la nube que se adapta a su hardware.
  • Conducción autónoma: Similar al caso de la realidad virtual, estas tecnologías son cada vez más importantes para las empresas. Sin embargo, para que puedan llegar un paso más allá, requieren de mayor capacidad de transmisión de información. La descentralización del procesamiento y almacenaje de datos puede resultar en conexiones lo suficientemente veloces como para revolucionar este campo.

Obviamente, lo que impacta en los negocios impacta en los consumidores. Por ejemplo, algunas de las consecuencias para los particulares pueden ser:

  • Cloud gaming: Una de las promesas más seductoras del mercado de los videojuegos es eliminar la necesidad de contar con consolas y costosas PCs gamers. En teoría podríamos acceder a cualquier juego almacenado en la nube simplemente con una pantalla.
  • Asistentes virtuales: Decir que los asistentes actuales son limitados suena a pecado, sobre todo teniendo en cuenta lo relativamente novedosos que son. Con ellos podemos solucionar una multitud de tareas cotidianas. Pero el surgimiento de nuevas tecnologías nos hacen fantasear con realidades todavía más increíbles que la actual. Edge Computing puede revolucionar el sector de los asistentes virtuales, aprovechando la menor latencia para ofrecer servicios hasta ahora impensados.