Emprender es difícil: todas las estadísticas hablan de que al menos siete de cada 10 emprendimientos no superan los dos años de vida. Hay varios estudios que dan cuenta de esta realidad motivada, en gran parte, por la falta de rentabilidad.

Ese número se vuelve más real en este 2020 en el que la pandemia global del coronavirus afecta también a los emprendedores y su capacidad de tomar decisiones así como a la posibilidad de lanzarse a realizar uno nuevo.

Sin embargo, ya lo dice el refrán: la necesidad es la madre de la inventiva. En los momentos más difíciles es cuando aparecen las ideas más originales. ¿Por qué? Porque cuando aparecen nuevas necesidades, aparecen emprendedores que buscan satisfacerlas de una manera u otra.

Esto es lo que plantea Karina Costabello, comunicadora social publicitaria del Estudio Moon Comunicación, Marketing y Diseño, en una columna para El Diario de Villa María, Córdoba, Argentina.

Aportes posibles

La especialista señaló que «el ecosistema emprendedor puede hacer un aporte magistral en tiempos de coronavirus» porque «tiene ejemplos magníficos para compartir y ayudar a cambiar la mirada».

Esto es porque los emprendedores sentaron parte de las bases de la realidad que nos impuso el coronavirus. «Mientras sector público y privado se ve forzado a teletrabajar, para la mayoría de los emprendedores es una cotidianeidad», planteó. Las organizaciones más grandes no están del todo preparadas para hacerle frente a esta realidad que es parte del ecosistema emprendedor en todo el mundo. Castabello menciona diferentes iniciativas, métodos y procesos habituales en las startups de todo el globo como «el coworking, la transformación digital, crowdsourcing, crowdfunding, open source, crowlending, open space, entre otras».

Se trata, más que nada las últimas nombradas, de aprovechar el «poder de las multitudes» para capear el temporal, tal como se vio en los últimos días con la plataforma «Compra futura», en donde las pequeñas y medianas empresas y emprendedores ofrecen sus productos y servicios, con descuentos, para así ser capaces de sobrevivir al parate económico.

Resiliencia

En la pandemia actual, provocada por el COVID-19, los negocios están afrontando desafíos nuevos que empiezan por los problemas económicos provocados por la cuarentena -falta de actividad y la caída de los índices financieros- así como los temores propios provocados por el miedo a una enfermedad que no tiene una vacuna para contrarrestarla.

Con la cuarentena, los hábitos de los consumidores cambian indefectiblemente y en el medio de ellos aparecen nuevos negocios, como los que relatamos aquí.

Justamente en China, donde apareció el virus por primera vez, las páginas web de recetas de cocina vieron como se llenaban de visitantes, al igual que las aplicaciones móviles para hacer ejercicio, menciona la especialista.

Como mínimo, un comercio puede acompañar a sus clientes a través de las redes sociales, en primer lugar con delivery puerta a puerta (si ello es posible) y además con contenidos especiales a pasar el tiempo de la mejor manera: pueden ser recetas, consejos de lecturas, conciertos online; todo es útil para sentirse acompañados en este tiempo aciago.

Mantener la vigencia: ¿cómo hacerlo?

Costabello dió una serie de consejos para lograr mantener la vigencia: usar la tecnología para generar reuniones digitales a través de transmisiones en vivo vía redes sociales; y permanecer visibles para los clientes y proveer un espacio de atención a problemas que se pueden suscitar por el parate. Hay que «cambiar el enfoque de vendedor a relacionista público de tu empresa. El primer paso, contactar a todos tus clientes, preguntar cómo están y ofrecer tus servicios adicionales de antemano», recomendó.

Para aquellos que quieren emprender, lo mejor es aprovechar el tiempo para «pensar en cuáles son tus capacidades, habilidades, talentos y virtudes, qué podés monetizar de lo que hacés»; luego hacer una lista de ideas y después de soluciones posibles a partir de ellas; y finalmente apoyarse en la tecnología para pensar en maneras de acercar estas soluciones a los clientes potenciales.

Imágenes: Pixabay.