¡Vivan las entrevistas laborales por Skype! No solo nos ahorran el estrés de los viajes sino que nos dan un mayor control sobre el contexto y nos ayudan a relajarnos. Pero, a pesar de todos sus beneficios, tienen algunos riesgos especiales a los que debemos prestar atención.

Muchos de los consejos que aplican en una entrevista presencial sirven para una por Skype. Pero, también tenemos que estar atentos a los desafíos particulares que presenta el formato de videollamada. Es muy fácil relajarse de más y terminar pasando vergüenza o causando una muy mala impresión.

Desde la ropa hasta el encuadre y el tono, hay muchas cosas para tener en cuenta. Por eso hoy les dejamos 7 consejos para tener una entrevista laboral por Skype lo más amena y productiva posible.

1) Un poco de seriedad

Todos tenemos esas viejas casillas de mails que incluyen números raros, diminutivos o hasta algunos adjetivos subidos de tono. «cuervo88@…» o «terquita@…» son solo algunos ejemplos. Hace quince años podían ser ocurrencias bastante divertidas, pero hoy ya no tanto. Menos aún si tenemos una entrevista laboral por Skype.

Si todavía no lo hiciste, es hora de que abandones tu vieja casilla de la adolescencia y te crees una más profesional. Usa una buena foto de perfil, con ropa de trabajo y buena iluminación y evitá crear descripciones estrafalarias.

2) Detalles técnicos

Skype es una de las mejores herramientas de videoconferencias del mercado. Es realmente muy completa y fácil de usar. Pero no hace milagros. Si nuestra conexión es de mala calidad la entrevista será, como mínimo, accidentada.

Es importante chequear que la velocidad de internet no nos va a fallar. Con las conexiones modernas no suele haber problemas, pero mejor estar seguros. Si encontrás dificultades podés ir a una biblioteca o un café tranquilo.

Además asegurate que el micrófono y la cámara de tu computadora funcionan de forma adecuada. Además conviene que tengas la luz (en lo posible natural) de frente sin enceguecerte y que cierres todos los programas que puedan distraerte. Cuantos más detalles técnicos puedas resolver antes de la entrevista menos estresante será.

3) Un poco más de seriedad

Parece una obviedad decirlo, pero ¡vestite bien! Aunque solo sea de la cintura para arriba, el entrevistador tiene que encontrarse con la imagen de una persona profesional y en orden. No importa que lo primero que hagas cuando se termine la videollamada sea ponerte la joggineta y la remera de cama, presentate en condiciones.

4) ¡Ubicate!

Es importante posicionarse en el lugar adecuado con respecto a la cámara. Si estás muy cerca ocupás toda la pantalla y resultás un tanto ridículo. Si estás muy lejos… bueno, es obvio.

Además tenés que estar atento al volumen y el tono de tu voz. No hables tan fuerte como para saturar los parlantes, pero asegurate que se te escuche bien.

5) Encuadre

Tan importante como tu imagen es la del fondo que te rodea. Es posible que tu casa sea un caos y que la ropa sucia haya invadido todos los espacios. Pasa. Pero aunque sea para la entrevista despejá el rincón más presentable, sumale un cuadro, foto o plantita y durante unos minutos simulá que tenés todo bajo control.

6) Atento a la mirada

Un error habitual en las entrevistas laborales por Skype es mirar a la persona a los ojos equivocados. Es decir, mirar los ojos que muestra la pantalla. Esto resulta en toda una entrevista en la que pareciera estuvimos mirando para abajo, un gesto para nada empoderador. Para mirar a los ojos tenés que mirar a la cámara, por más que resulte un poco antinatural.

7) El fin de la entrevista laboral por Skype

No, no vamos a hacer un apartado futurista y apocalíptico sobre la desaparición de esta modalidad de entrevistas. Es mucho más básico y quizás más importante que eso. Asegurate -realmente asegurate- que la videollamada terminó ante de relajarte y volver a ser tu versión de entre casa.

Puede parecer increíble, pero realmente ocurren muchos accidentes por personas que no se dieron cuenta que la cámara seguía transmitiendo. Mejor ahorrarse la vergüenza.