¿Los Beatles o los Stones? ¿Boca o River? Así como la música y el deporte tienen sus clásicas rivalidades, el mundo de Internet también posee las suyas. Google Ads y Facebook Ads es una de ellas. Pero, ¿se trata realmente de una rivalidad? ¿Está bien que elijamos entre una y otra o son alternativas complementarias?

Invertir -o no- en publicidad online ya casi no está en discusión. Cualquier negocio (incluso los más pequeños) necesita de pauta en la web para dar a conocer la marca, aumentar las ventas o el tráfico de visitas al sitio web.

Según IAB Argentina, la inversión publicitaria en Internet del país alcanzó los $9000 millones. Además, Internet registró durante 2017 un 28,6% de participación en el total de la inversión publicitaria en el país. 

Ante este panorama, entonces, la cuestión no es si pautamos -o no- en Internet, sino cómo lo hacemos, qué estrategias y qué canales utilizaremos de acuerdo a los objetivos y características de cada negocio. En definitiva, qué plataforma nos dará el retorno de inversión (ROI) más alto.

Para esto es necesario conocer en profundidad las plataformas y definir una estrategia con el objetivo de alcanzar los resultados que buscamos de la mejor manera. 

¿Google Ads vs. Facebook Ads?

Como ya dijimos, no se trata de elegir a la mejor, ya que ambas son excelentes plataformas para pautar online. Y de hecho, sería un error confrontarlas: lo ideal es utilizar los puntos fuertes de cada una y hacer uso de ambas conjuntamente en una estrategia integral. 

Primero, veamos brevemente cómo funcionan…

En la red social de Mark Zuckerberg, la publicidad aparece mientras el usuario está mirando fotos o publicaciones de amigos. No es necesaria ninguna acción por parte del usuario, quien no está realizando una búsqueda proactiva. 

En Google, en cambio, el aviso aparece cuando alguien busca algo o hace una consulta. Es decir, hay un interés previo por parte del usuario, quien ya está más avanzado en su customer journey.

Otra diferencia es que mientras Facebook se basa en intereses, audiencias y datos demográficos; Google se basa principalmente en palabras clave y nivel de calidad.

Tu presupuesto, cuenta

Pese a que las cifras varían mucho dependiendo el rubro y el país en el que te encuentres, por línea general el Costo por Clic de Facebook Ads es bastante menor. En Google Ads, los anuncios compiten por un sistema de subasta con los de tu competencia para aparecer en los primeros resultados, que se caracterizan por tener un CPC alto. Es decir, aunque no existe un monto mínimo para pautar en Google, si buscas visibilidad no quedará otra opción que hacer un desembolso de dinero mayor.

Conclusión: si tu presupuesto es limitado, la mejor alternativa seguramente sea Facebook Ads.

Sin embargo, debés tener en cuenta la dimensión de Google, plataforma que cuenta con más de 1000 millones de usuarios y donde se realizan más de 58000 búsquedas ¡por segundo!. Entonces, si bien la inversión en publicidad que hagas pueda ser mayor, probablemente el porcentaje de conversión también lo sea.

¿Qué es lo que buscamos?

Antes de pautar, es sumamente importante tener en claro cuáles son nuestros objetivos. 

Si lo que queremos es branding, seguramente Facebook sea la mejor opción: los anuncios se dirigen a usuarios que -tal vez- ni siquiera sabían que nuestra marca existía. O sea, es una buena herramienta para dar a conocernos y posicionarnos en el mercado.

Aunque Google Adwords también puede utilizarse para hacer branding, dará mejores resultados en campañas con objetivos de performance. Hay que recordar que los usuarios ya se encuentran más abajo del funnel de conversión y probablemente ya estén decididos a realizar la compra.

Conclusión: terminemos con las falsas controversias y seamos conscientes de cuáles son las fortalezas de cada plataforma para poder hacer un uso estratégico en nuestra estrategia de pauta online.