Trabajar desde la comodidad del hogar es el sueño de muchos. Hasta que notan que las horas pasaron y no hicieron nada de lo que tenían pendiente. Es que el home office, una de las modalidades más populares del llamado salario emocional, presenta sus propios desafíos.

Aunque probablemente no haya mayores consecuencias si un día somos menos productivos, a la larga los efectos pueden ser bastante catastróficos. Por eso hoy les traemos cinco hábitos para ser más productivo en la casa según la ciencia.

Vestite para el trabajo que tenés que hacer

La tentación de trabajar en pijama y pantuflas es innegable. Sin embargo, si te encontrás luchando contra la procrastinación, el look de entre-casa puede estar jugándote en contra. Es que muchas veces la ropa tiene un poder simbólico que puede “ponernos en personaje”.

Tampoco es necesario usar traje y corbata, simplemente con vestir ropa que consideramos adecuada para un evento informal alcanza. De hecho funciona tan bien que una profesora de la Universidad de Hertfordshire encontró que sus alumnos tenían mejor opinión de sí mismos cuando usaban una remera de Superman.

El ambiente afecta tu productividad

No da lo mismo trabajar en cualquier lado. Y, aunque siempre están quienes dicen preferir el caos, lo cierto es que la ciencia ha demostrado los beneficios del orden y la decoración para aumentar la productividad.

En este caso hay diversos factores en juego. Por ejemplo, un estudio encontró que la persona promedio gasta 4.3 horas por semana buscando papeles en escritorios desordenados. Además otro estudio de Hardvard afirma que ambientes bien ventilados pueden aumentar la productividad hasta un 61%.

Otras condiciones a tener en cuenta son la cantidad de luz natural, el color de las paredes y hasta la presencia de plantas.

Ponele soundtrack al trabajo, pero con cuidado

Escuchar música puede tener muchos beneficios para tu trabajo, aunque no todas las canciones nos afectan igual. Según un estudio de Cambridge, la música tranquila y negativa estimula más la memoria que la música excitante. Pero hay una contra.

De acuerdo a este mismo estudio, muchas personas usan los mismos mecanismos para recordar y para procesar la música. Esto significa que al combinar ambas el resultado es peor que si lo estudiases en silencio. Por eso es importante, si vas a escuchar música, que la misma no demande tu atención.

Saber cuándo parar

Como contamos en nuestra nota sobre 7 hábitos que dañan tu productividad, trabajar más horas no siempre se traduce en mejores resultados.

Lo recomendable es descansar bien y hacer pausas en el trabajo. Aunque no existe una medida universal para medir el descanso, para 15 minutos cada 45 es un buen comienzo.

Claro que esto presenta otro problema. ¿Cómo cortar el descanso en el momento adecuado sin extenderlo demasiado? El celular, la computadora y otros dispositivos están diseñados para atrapar nuestra atención, así que no es mala idea evitarlos durante los descansos.

Ponete cómodo, pero no mucho

Es difícil ser productivo si estamos peleando con la silla, el escritorio y cuanto mueble se interponga en nuestro camino. La comodidad es importante para poder liberar el cuerpo y la mente a los trabajos que más nos importan.

Por eso es importante tener un rincón reservado para el trabajo. Si no disponemos de este lujo en casa podemos ir a un café tranquilo con sillas cómodas y wifi gratuito. Pero si optas por la segunda opción no olvides tener en cuenta los riesgos del wifi abierto y cómo protegerte.