Internet de las cosas puede cambiar los restaurantes y bares del futuro

813
Waiter standing at counter using digital tablet in café

Desde la calidad de la comida hasta las filas en los bares, la experiencia del cliente en la gastronomía puede cambiar totalmente gracias al uso del internet de la cosas. Aunque hasta ahora los avances más significativos se dieron en materia de delivery, cada vez más negocios se animan a implementar tecnologías novedosas en sus locales.

No más menúes

La posibilidad de ofrecer una versión digital del clásico menú es una de las aplicaciones de IoT más fáciles de implementar en locales gastronómicos. Mediante dispositivos como tablets, totems o computadoras fijas, muchos restaurantes han visto agilizar y reducir errores en los pedidos de los comensales. También existe la posibilidad de hacerlo mediante una app propia que los clientes pueden descargar para reservar una mesa, acceder a descuentos e, incluso, ir ordenando su pedido antes de llegar al local. Además del beneficio directo para los clientes esto impacta de forma positiva en la gestión del negocio. Al combinar IoT con técnicas de Big Data, se puede obtener información actualizada sobre cuáles son los platos que se ordenan más, en qué días y horarios y por qué perfil de cliente. Así surge la posibilidad de adaptar las promociones según los intereses de cada usuario, mejorando su experiencia y aumentando su fidelidad.

La apuesta por digitalizar los menúes puede ir aún más lejos. En algunos establecimientos como inamo, un restaurante de Londres, las mesas son pantallas táctiles mediante las cuales se puede ordenar comida, pero también llamar al mozo, controlar la iluminación y el volúmen de la música, personalizando la experiencia al máximo.

Eliminar las filas en los bares

La barra de los bares suele ser una zona de congestión en bares y discotecas. Muchos lugares ya utilizan hace tiempo dispositivos para avisar cuándo el pedido está listo, evitando la aglomeración de gente al lado de la barra. Pero, ¿y si pudieras pedir un segundo trago con tan solo girar tu vaso?

Aunque no solucionan del todo el problema (la primera ronda se hace por caja), los vasos inteligentes ideados por Malibu son una gran alternativa. Cuando el usuario gira la base del vaso, el mismo envía una señal al personal del bar solicitando otro trago y comunicando la locación exacta del cliente.

Hay bares que, incluso, le ofrecen al cliente la capacidad de ser su propio bartender. Pour My Beer, una startup israelí, desarrolló un sistema que funciona entregando una tarjeta con un microchip a cada cliente. Al pasarla por un detector en las canillas, cada uno puede servirse su propia cerveza.

Además existe la variante en donde sólo se paga por la cantidad real de cerveza servida, contando con la información de un medidor -también conectado a internet- en la chopera.