Kobe Bryant, un crack que también brillaba en los negocios

354

La muerte de Kobe Bryant dejó destruido al mundo del basket y del deporte en general. Decenas de deportistas de todo el mundo, entre ellos Manu Ginobili y Lionel Messi, le dedicaron afectuosas palabras de despedida y agradecimiento en sus redes sociales. Los fanáticos de la NBA también lo recordaron después de su trágica muerte.

En la cancha, como jugador de los Ángeles Lakers, hizo historia. Fue 5 veces campeón de la NBA, 18 veces AllStar, tiene el segundo mejor récord de puntos de la NBA (después de Wilt Chamberlain) y llegó a ser elegido el jugador más importante de la Liga.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

‪Las leyendas son para siempre‬ ‪2️⃣4️⃣ 💛💜‬

Una publicación compartida por NBA Latam (@nbalatam) el

 Pero fuera del estadio, Kobe también supo hacer grandes jugadas en el mundo de los negocios, convirtiéndose en uno de los deportistas más ricos del mundo. Cuando se retiró como basketbolista, supo invertir inteligentemente el dinero que ganó en la NBA (durante seis temporadas, tuvo el sueldo más alto de la NBA) y con los patrocinios de marcas como Nike, Mercedes-Benz, Coca Cola y McDonald’s.

Kobe Bryant, un empresario brillante

Siguiendo el ejemplo de Magic Johnson, en 2013 Bryant fundó junto a Jeff Stibel, de Web.com, la empresa de capital de riesgo, que cuenta actualmente con más de 2000 millones de dólares en activos e invirtió en compañías de tecnología y medios, como Dell, Alibaba y Epic Games, la creadora del popular juego Fortnite.

Bryant también invirtió en la marca de bebida deportiva Body Armor y algunas startups como Art of Sport y HouseCanary. Como si fuese poco, publicó libros y fundó Granity Studios, la productora que lanzó el cortometraje Dear Basketball, ganador de un premio Oscar.

Con sólo 41 años, Bryant tenía una fortuna estimada en 600 millones de dólares. Kobe tenía un espíritu emprendedor inigualable, no sabía quedarse quieto: «No puedo relacionarme con gente perezosa. No hablamos el mismo idioma», solía decir.

«Hay noches en las que dudo de mí. Estoy inseguro. Tengo miedo al fracaso.Todos tenemos dudas, no hay que negarlo. Pero también seguimos adelante. Cualquiera que desee ser grande, debe entender los sacrificios que vienen con eso”, le confesó alguna vez a su compañero D’Angelo Russell. Una forma de ver y vivir la vida que trasciende cualquier cancha.