Algunos motivos por los que una empresa debe hacer limpieza de datos frecuentemente

44
imagen ilustrativa limpieza de datos

¿Mucha data o buena data? La respuesta parece obvia: calidad le gana a cantidad. Sin embargo, un reporte de Forrester asegura que entre el 60% y el 73% de los datos de una empresa son desperdiciados. Una de las razones es que no se realiza una limpieza de datos adecuada. Generar un insight valioso en estos contextos es como encontrar una aguja en un pajar.

Oportunidades desperdiciadas

Los problemas que acarrean los datos desordenados no afectan solamente a las empresas que trabajan con Big Data. Las analíticas de sitios web y redes sociales, las listas de contactos para mailing, las agendas con posibles clientes y un largo etcétera de datos que las empresas producen y consumen a diario necesitan ser mantenidos en orden.

La reputación de la organización, el retorno de inversión y el engagement de sus clientes están en juego. Estamos en la era de la información y aquellos que se manejen sin datos -o con datos de baja calidad- estarán siempre un paso atrás de la competencia.

Quizás uno de los mejores ejemplos son las bases de datos con contactos para campañas de mailing. Puede resultar tentador mantener la mayor cantidad de contactos posible, incluso aunque elijan darse de baja. Pero, como explicamos en nuestra nota sobre email marketing, esto disminuye la calidad de nuestros datos y puede incluso provocar penalizaciones que nos mandan directo al spam.

En cambio, si actualizamos constantemente nuestra base, cruzamos datos con analíticas de redes sociales y sitios web y otras bases que tengamos, podremos segmentar al máximo cada envío. El retorno de la inversión será mucho mayor en este caso. Pero para lograrlo hace falta orden.

Mejor prevenir que depurar

Configurar sistemas de recolección de datos adecuados, intentando homologar formatos y categorías, es el mejor remedio para no tener datos inútiles. Lo ideal es contar con procesos lo más automáticos posibles, eliminando la necesidad de intervención humana. Además es esencial conocer qué tipos de datos existen y cuáles debemos evitar.

Si nuestra empresa es pequeña, podemos recurrir a infinidad de herramientas que nos ayudan a centralizar los datos que tenemos disponibles. Una de las mejores alternativas de la actualidad es Google Data Studio, pero hay cientos de opciones de las que elegir.

En el caso de que trabajemos con cantidades enormes de datos, contratar expertos en Big Data con trayectoria comprobada es esencial. Luca es una de esas empresas que podrán ayudarte a no extraviar los insights entre teras y teras de datos.

Limpieza de datos

Si todo falla y terminamos con bases de datos caóticas, tendremos que ponernos manos a la obra para depurarlas. Lamentablemente no existen soluciones mágicas. Si los datos están en una planilla de cálculo lo mejor será buscar algunos tutoriales y seguirlos paso a paso. Un mínimo conocimiento de programación puede ayudarnos cuando lidiamos con MySQL y otros formatos.

Si trabajamos con bases de datos que cumplen los requisitos para ser catalogadas como Big Data, es casi seguro que necesitaremos la ayuda de expertos.

Es importante recordar que el desorden suele ser acumulativo y puede no tardar mucho en llegar a un punto en que la base de datos requiere de un gran trabajo de depuración para volver a ser utilizable. Si, nuestros datos pierden utilidad con el tiempo (como suele ocurrir), probablemente estemos desperdiciando cientos de insights.