Este millonario estadounidense ganó su primer millón gracias a un solo libro

144

Mark Cuban es un empresario estadounidense, inversionista, y dueño de los Mavericks de Dallas de la NBA. Tiene cines y un canal de cable. Pero la mayoría lo conoce por ser uno de los «tiburones» que invierten en el popular programa de televisión Shark Tank.

Cuban además escribió un libro electrónico llamado «How to Win at the Sport of Business« (Cómo ganar en el deporte de los negocios, en inglés), en el que cuenta sus experiencias en los negocios y en los deportes. Y su patrimonio es de 3.300 millones de dólares.

Cuban hizo unos cuantos billones de dólares por la venta de la radio online Broadcast.com a Yahoo! en 1999. Pero para conseguir su primer millón necesito de la ayuda de un libro, según le contó no hace mucho a la revista Money.

El mismo se llama «Cómo retirarse a los 35 años» (Cashing in on the American Dream: How to Retire at 35, en inglés), de Paul Terhorst. El libro salió en 1988 y, al menos en las reseñas de Amazon, hay quienes dicen que algunos consejos quedaron viejos.

Pero para Cuban, hay recomendaciones que son de lo más actuales. Terhorst plantea una estrategia directa, reducir los gastos y vivir frugalmente con mucho menos de lo que gana. Y luego invertir lo que queda sabiamente.

Es decir que, para Cuban, hay que evitar los ítems típicos del sueño americano: vivir en una linda casa, más cara que lo necesario, comer afuera y tener el mejor autor posible. De hecho, el autor del libro animaba a sus lectores a vivir con 50 dólares al día.

Mark Cuban y Shark Tank
Cuban, a la izquierda, como parte de Shark Tank. Foto: ABC TV GROUP

«Toda la premisa del libro era que si puedes ahorrar un millón de dólares y vivir como un estudiante, serías millonario y podrías jubilarte«, dijo Cuban en la entrevista.

El secreto para tener suficiente dinero para jubilarse anticipadamente es ahorrar tanto como se pueda, señaló. Y eso fue lo que hizo Cuban cuando recién empezó su recorrido como emprendedor.

Cuban a sus 20 años (hoy tiene 59) llegó a vivir con cinco compañeros de habitación, comía macarones con queso y recorría con su viejo auto las mansiones que quería pero que no podría pagar.

«Tenía un Fiat X1/9 con un agujero en el suelo. Esa fue mi decisión. Estaba decidido a ahorrar dinero y estaba decidido a poder retirarme con dinero«, dice. En ese momento no pensaba en ser billonario sino en hacer dinero para viajar, para divertirse y para «festejar como una estrella de rock».

Lo más importante que aprendió del libro es a ser disciplinado con su dienro. Esa fue la lección más importante de todas al pasar de millonario a billonario. «Creo que es posible tener un millón de dólares en el banco aunque no seas un empresario», expresó. «Hay muchas estrategias para la gente que se abre camino en la escalera corporativa, o incluso ir rebotando de un trabajo a otro.» Y, además, hay que ser inteligente y estratégico con la forma en que se gasta el dinero.

Podría ser haciendo inversiones inteligentes en empresas que luego tuvieron éxito, como él lo ha hecho. O, podría considerar hacer una inversión inteligente en su educación («sea lo que sea», dijo Cuban), «para ayudarle a llegar al punto en el que realmente pueda ahorrar dinero».