Matías Recchia, de Iguana Fix: «El emprendedor argentino debe adaptarse constantemente»

1073

El grupo estadounidense Stanley Black & Decker acaba de comprar una parte de Iguana Fix, la startup que conecta a empresas con proveedores de servicios. Esto supone un estímulo en el crecimiento mundial de la compañía argentina que, hasta el momento, operaba en México, Brasil y en nuestro país.

A partir de ahora, la estadounidense ofrecerá los servicios de la plataforma en distintos lugares del mundo. Esto, sin dudas, es una excelente oportunidad para Iguana Fix, que no estaba pasando por su mejor momento: este año, debió cambiar su modelo de negocio y dejar de dar servicio a usuarios finales y limitarse solo a empresas.

«Los empresarios argentinos podemos adaptarnos a un entorno económico en constante cambio y expandirse rápidamente a otros mercados desde aquí», aseguró Matías Recchia, su director.

Recchia ya está acostumbrado a los cimbronazos. Hace unos años, tuvo que afrontar la quiebra de Votsu, una empresa de juegos sociales. No sólo vio derrumbarse su sueño, sino el de otros, al despedir a más de 400 empleados.

«Fracasar no está bueno, pero si nos toca, hay que aprender y levantarse rápido. Es importante entender qué pasó, hacerse cargo y no buscar excusas. Si le echás la culpa a otro, hay poco que aprender”, afirma.

Luego de la tormenta…

En lugar de bajar los brazos, Recchia decidió apostar a un nuevo emprendimiento. Junto con Andrés Bernasconi, a quien conoció trabajando en Votsu, buscó la forma de combinar sus ganas de tener un proyecto propio con una necesidad personal, cotidiana: «Queríamos hacer algo que tuviera un impacto en la vida de las personas, que resolviera un problema real. Estaba muy frustrado con lo que vivía tratando de conseguir gente de confianza para arreglar cosas de la casa donde me estaba mudando», cuenta en una entrevista con La Nación.

Así fue como en 2013 nació IguanaFix, una plataforma on line que opera en 22 ciudades y tiene 25.000 trabajadores registrados.

«En América Latina, las leyes, las tasas de cambio de moneda, los impuestos cambian constantemente. Esto nos obliga a adaptarnos, a asumir que no hay ninguna variable en nuestro negocio que esté arreglada», asegura.

Para él, de todas formas, el éxito no pasa por los números: «Es muy personal, es sentirte con ganas de hacer lo que estás haciendo».

En este sentido, afirma que el emprendedor es también un artista. «Un emprendedor debe poder expresarse con la empresa y la cultura que genera alrededor y las cosas que quiere mejorar o cambiar -asegura-. Es importante que la gente que está trabajando en el equipo también se sienta emprendedora y parte del proyecto, transmitir la visión de lo que querés lograr y que otra gente se emocione y lo tome como propio».

Entre las claves para poder tener un negocio propio, enumera: «Tomar riesgos, darle valor al coraje, aprender a tomar decisiones difíciles y no dejar de hacer las cosas por miedo».

*Versión actualizada de la nota publicada el 25 de octubre de 2017.