Hace ya años que los memes invadieron internet. Desde la filosofía hasta la más banal cotidianidad, es difícil encontrar una temática que no tenga memes al respecto.

En este contexto, era esperable que las empresas busquen subirse a la ola. Cada vez más marcas recurren al Meme Marketing y humor en general para conectarse con su público. Es una herramienta poderosa, pero de doble filo.

¿Qué es un meme?

MEME: ONE DOES NOT SIMPLY EXPLAIN WHAT A MEME IS

Todos tenemos una idea más o menos segura de qué es un meme, ¿cierto? Por si las dudas repasemos. Este tipo de definiciones tienen el mal hábito de ser mucho más complejas de lo que aparentan.

Según Wikipedia, un meme es un concepto, una acción, una frase o un contenido que se propaga a través de internet y que suele tener fines humorísticos. En general toman la forma de imágenes, GIFs o videos.

Los memes en imágenes suelen componerse de un template (modelo) y un texto. Cada template suele tener sus reglas tácitas de uso y romperlas sin la debida justificación puede traer grandes críticas.

Como vemos, meme es un concepto bastante amplio que incluye una gran variedad de recursos humorísticos. Todos ellos están a disposición del público y las empresas.

Aunque cada país, región y hasta ciudad tiene su propia cultura meme, es innegable que el mundo anglosajón es el principal exponente en la materia. Muchos de los formatos nacen allá y son adaptados luego. Frecuentemente ni siquiera se traducen, son tan conocidos que todo el mundo entiende de qué tratan.

¿Qué es el Meme Marketing?

Meme Marketing, entonces, es el marketing que recurre a memes para impulsar algunas de las acciones comunicacionales de una marca. Seguramente los teóricos podrían ubicarlo dentro del Marketing de Contenidos.

Pero más allá de dónde se ubique en el mapa conceptual del Marketing, su objetivo suele relacionarse con la etapa de Awareness. O sea posicionar la marca.

Esto ya nos da una importante pista sobre lo que debemos hacer y lo que debemos evitar al usar el humor como recurso de marketing.

Lo genial del Meme Marketing es que, bien hecho, puede crear sólidos vínculos con los clientes. Solo con mirar el impacto de cuentas como Wendys o Elon Musk podemos comprobar lo exitoso de esta estrategia.

En el caso de Musk, no sólo utiliza su cuenta para promocionar las acciones de sus empresas, sino que recurre a un sinfín de memes y chistes para divertir a sus seguidores. Cada uno suele recibir cientos de miles de likes.

«Mi perro: ¿qué hacés?

Yo: comiendo

Mi perro: maldición, sin mi jajaja»

¿Hizo Musk ese meme? Probablemente no, ¿importa eso? evidentemente a nadie le interesa demasiado la autoría de cada meme. Algo importante a tener en cuenta.

Consejos para el Meme Marketing

#1 No buscar conversión

Como dijimos, el Meme Marketing es mejor dejarlo para la etapa de Awareness. Sirve para hacer sonar el nombre de la marca o atraer atención a una acción en particular.

Los memes con alusiones directas a conversión no solo no resultan muy graciosos sino que pueden convertirse en objeto de burla.

#2 No te esfuerces tanto

Una de las mejores cosas de los memes es que no requieren tanto esfuerzo. De hecho, la mala realización, los errores ortográficos intencionales y el diseño estilo Paint son muchas veces un condimento de humor extra.

#3 En serio, relajate

Los memes tienen algo fundamental que muchas veces atenta directamente con la comunicación de las marcas: desprecian la formalidad y lo estructurado. La autenticidad es uno de sus valores fundamentales.

¿Te equivocaste en un posteo? ¿hubo un error de ortografía? En vez de borrar todo rastro incriminatorio o subir aburridas disculpas, la cultura meme alienta a “adueñarse” de los errores y burlarnos de nosotros mismos.

Una marca que se toma a sí misma demasiado en serio probablemente nunca deba recurrir a los memes.

Autenticidad significa ser ni más ni menos que personas. Con errores y con aciertos. Y uno de los mejores rasgos de las personas es saber reconocer sus errores y poder reírse de sí mismas con comodidad.

Por eso hace falta un equipo de comunicación dinámico, con la suficiente libertad y apoyo por parte de la dirección como para experimentar y ser atrevido.

#4 Conocé tu público

Quien diga que los memes son un recurso propio de las generaciones más jóvenes nunca participó de un grupo de Whatsapp familiar.

Los memes son para todos. Su flexibilidad les permiten adaptarse a cualquier segmento.

Pero hay que tener cuidado. Esa flexibilidad no siempre se ve reflejada en el público. Existe mucho esnobismo acerca del humor y los memes no son la excepción.

Conocer bien tu público permite adaptar los memes al tipo de humor que ellos consumen. Chistes que pueden funcionar muy bien en un contexto ABC1 adulto puede generar enorme rechazo en otros segmentos.

#5 Conocé el mundo de los memes

Hablando de snobismo, hay que conocer algunas de las reglas de los memes. Sí, hay reglas.

Los memes suelen tener un formato sobre el cual el texto puede variar. Eso no significa que todo texto se adapte a todo formato.

Por ejemplo, este es un ejemplo de un mal uso de un formato. Desde la tipografía hasta el mal uso del template nos dicen que su creador no es muy versado en los memes:

Y este es un buen uso del mismo template (aunque eso no lo haga gracioso):

MEME: MARKETINGSi no conoces el formato del “Ancient Aliens Meme” y no entendés porque el primer caso es un mal uso del mismo probablemente debas repasar un poco tu cultura de memes. 9gag, Reddit y Know Your Meme son grandes lugares por donde empezar.

#6 No le hagas caso a esta guía

¿Cuánto tiempo tardaría la persona promedio en encontrar ejemplos exitosos que contradicen uno o todos los puntos de esta lista? Probablemente no mucho.

Por ejemplo, usar un meme que ordene a los usuarios a comprar el producto de la marca, haciendo referencia a lo absurdo de la situación y sincerando las intenciones del mensaje podría muy bien tener éxito.

Sería una alusión directa a la conversión, pero burlándose a la vez del recurso que usa y recurriendo a la autenticidad plena. Por ejemplo:

«¡Gracias por los deseos de feliz cumpleaños! jajaja

No sé qué piensan ustedes, pero nos parece que llevamos bien los 50 años.

Compren hamburguesas»

La rebeldía, el hacer lo que se supone que “no da” es parte fundamental de los memes. Bien hecho, genera admiración y risas por el atrevimiento. Mal hecho puede ponerte bajo algunas de las lupas más crueles de internet.