Micro productividad: otra forma de combatir las distracciones

198

Tenemos un problema. No es un problema nuevo. Tampoco es del tipo que suelen inspirar esfuerzos epopéyicos para resolverlos. Pero es cada vez más común y nos afecta a todos. Se trata de la dificultad para concentrarnos en una tarea.

En nuestros bolsillos, carteras o escritorios, contamos con acceso a cantidades ingentes de estímulos audiovisuales que fueron especialmente diseñados para entretenernos.

Estos productos se alimentan de nuestra atención. Pero su medioambiente es muy competitivo. Cientos -miles- de ellos compiten por al menos unos segundos de nuestra mirada.

Su reproducción a ritmos virales, sus procesos cada vez más eficientes y su capacidad de heredar lo aprendido los hicieron evolucionar. Hoy son mejores que nunca en captar, retener y prolongar nuestra atención. Y resistirse es tan difícil.

Frente a la competencia de semejante batería de productos digitales, es poco lo que nuestras tareas cotidianas pueden hacer. Sin dudas que escribir esta nota es un trabajo gratificante, pero ¿viste el último video de tu artista favorito? ¿y los memes sobre el clima político actual?, creo que ya salió el último capítulo de la serie del momento.

¿Qué hacer ante la amenaza? Al fin y al cabo, el pan debe llegar a la mesa, el informe debe ser escrito y esta nota debe ser publicada hoy. Como en casi todos los aspectos de la vida, hay opciones para todos los gustos.

La reacción tradicional -quizás “natural”- es la resistencia, la lucha. Infinidad de técnicas pueden ayudarnos a combatir las distracciones. Concentrarnos en una sola tarea a la vez, alejarnos de los aparatos, etc.

Sin dudas muchas cosechan muy buenos resultados. El modelo de trabajo Kanban, el mindfulness, la alimentación o hasta la decoración en la oficina tienen efectos positivos comprobados en la productividad.

Sin embargo existe otro modo de abordar el problema de la distracción. ¿Es mejor? no necesariamente. Pero es una alternativa viable para quienes por razones de trabajo simplemente no pueden evitar las fuentes de distracción.

Micro productividad

Del mismo modo que un judoca cede ante la fuerza de su oponente para derrotarlo, los defensores de la micro productividad sostienen que lo mejor no es resistirse a la distracción sino aceptarla y usarla a nuestro favor. Una aproximación flexible y que busca ahorrar energía.

Microsoft es una de las empresas interesada en esta idea. Un grupo de investigadores de la empresa desarrolló una app de inteligencia artificial que analiza los documentos en los que está trabajando el usuario. A continuación detecta pequeñas tareas a realizar y las presenta intercaladas en el feed de Facebook.

De esta forma, entre memes, videos de gatitos y noticias, los sujetos del experimento pudieron llevar a cabo micro tareas relacionadas con su labor habitual. No lucharon contra la distracción en el trabajo sino que tuvieron la oportunidad de complementarla con un poco de trabajo.

De hecho, la valoración de los usuarios de prueba fue tan buena que Microsoft está evaluando incorporar la función de micro tareas a Word. La idea sería que, a medida que uno trabaja, identifique pequeñas tareas por hacer (corrección de errores, agregar datos, etc.) y arrobe a quien/es deben cumplirlas. Luego, la inteligencia artificial se las presentará de una forma amena.

Claro que para que haya micro tareas pendientes se necesita de un gran volumen de trabajo previo. Es decir, alguien escribió el grueso de ese documento al cual le faltan agregar algunas fuentes o corregir algunos errores. Difícilmente eso se logre con micro tareas intercaladas entre posteos de Facebook.

Pero no hay que subestimar el poder de esta técnica. Es sorprendente la enorme cantidad de cosas que pueden lograrse cuando dividimos un trabajo en muchas tareas pequeñas. El desafío siempre fue tener la disciplina para no postergar ninguna. Aplicaciones como la que está desarrollando Microsoft pueden ser la solución.

Es por eso que explicamos que la Micro productividad es una alternativa más entre otras formas de solucionar el problema de las distracciones. Cada uno debe evaluar qué le funciona mejor basándose en sus características y el tipo de trabajo que desempeña.

Si te interesa la ciencia detrás del desarrollo de Microsoft te dejamos el video de la charla en donde cuatro científicos discuten sus investigaciones sobre micro productividad: