Aunque los celulares han evolucionado sin pausa en los últimos años, no puede decirse lo mismo de las baterías, que siguen en un estado de estancamiento y no logran acompañar el desarrollo de los dispositivos a los que alimentan.

Quedarse con el teléfono “muerto” nos ha pasado a todos. Por eso, buscamos constantemente estrategias para extender su vida útil y su autonomía. En este intento, nacen algunas máximas que, lejos de ser verdades, se han ido transformando en mitos.

Mito #1: Antes de estrenar un celular, es necesario cargar la batería al máximo

Los smartphones ya vienen con la batería cargada. Con las pruebas de fábrica, puede que esta energía se consuma a la mitad. No afectará al funcionamiento del dispositivo a futuro que no hagas esa primera carga inicial. Algunos fabricantes lo recomiendan solo para que el usuario reciba el servicio que esperaba, es decir, poder cumplir con las horas de autonomía que prometen.

Mito #2: No dejar la batería cargando toda la noche

Dejar el celular cargando toda la noche no afectará al funcionamiento de la batería, ni la sobrecargará. La batería solo cargará lo que sea necesario.

Mito #3: Es necesario usar el celular siempre en modalidad bajo consumo

Esta práctica no alargará demasiado la autonomía de la batería y, en cambio, perjudicará bastante tu experiencia de uso con el dispositivo. El bajo brillo puede dificultar la lectura y podrías recibir notificaciones cada 10 minutos.

Mito #4: No usar el celular mientras se está cargando

Es mentira que recibir un llamado, enviar un mensaje o consultar una app mientras el teléfono está cargándose puede dañar la batería.

Y ahora, algunas verdades…

Verdad #1: Usar estaciones públicas de recarga es inseguro

Los cargadores públicos -tan comunes en estaciones de subte o aeropuertos- son caldo de cultivo para hackers, ya que pueden acceder a datos y documentos del teléfono, como fotos, contactos y mails.

Si te quedaste sin batería en la calle es mejor que utilices cargadores portátiles o, en su defecto, que enchufes tu cargador a un tomacorriente tradicional.

Verdad #2: Hay apps que consumen mucha batería

Hay aplicaciones que son pequeños “demonios de Tazmania” y se comen toda la batería del dispositivo en poco tiempo. Aunque no lo creas, Facebook es de las que más energía consume. Le siguen Youtube, Google Maps y Spotify.

Muchos creen que cuando la aplicación queda en segundo plano gasta más batería y deciden cerrarlas. Esto, sería un mito. Al reiniciar una app desde cero, se termina gastando más batería que tomándola nuevamente desde el estado de “suspensión”.

Verdad #3: Es mejor recargar la batería antes de que se agote completamente

Los expertos aseguran que lo ideal es mantener la batería no menos de un 20% de carga. Aunque las baterías más modernas ya han superado este problema, las de los celulares más antiguos suelen “olvidar” su nivel de carga máxima. Entonces, cuando se las carga nuevamente por completo, suelen cargar a niveles inferiores.

Verdad #4: Apagar el teléfono una vez al día es recomendable

Al apagar el teléfono le daremos un descanso de la emisión constante de energía por lo que los expertos sugieren hacerlo al menos una vez al día. Recomendable para la batería y -también- para nuestra salud. ¿Sabías que, según un estudio reciente, la mitad de los adolescentes argentinos pasan 12 horas con el celular en la mano?

Verdad #5: Cuidar el dispositivo de altas temperaturas, alargará la vida útil de la batería

Si notás que tu celular se recalienta muy frecuentemente, es signo de que algo no está funcionando bien. Al momento de cargar la batería es mejor no dejar el celular apoyado sobre superficies acolchadas (por ejemplo, una cama) y se sugiere sacarle la funda.