La creciente crisis del coronavirus (COVID-19) resultó ser una prueba de carácter como ninguna otra de la capacidad de las aplicaciones en línea para escalar rápidamente, de forma fiable y segura. Esta hazaña tecnológica notable solo es posible gracias a las nubes públicas y la tecnología que las rodean.

El cierre de oficinas, el distanciamiento social y los pedidos de aislamiento han dado lugar a un aumento masivo y sostenido de los usuarios de soluciones de colaboración, compras y entretenimiento a medida que el mundo entero convierte las interacciones personales en virtuales.

Hasta ahora, ese cambio sin precedentes se ha producido sin mayores inconvenientes, dado que con las diferentes medidas tomadas por empresas y gobiernos para reducir la calidad del streaming de video a través de internet ha resultado suficiente.

Y a medida que millones de personas en todo el mundo se esfuerzan por seguir siendo productivas y luchar contra el aburrimiento, la nube pública ha permitido que las empresas de videoconferencia, colaboración en proyectos a distancia, comercio electrónico, educación, juegos y streaming satisfagan una demanda espectacular y no planificada de una manera que habría sido imposible hace una década.

Algunos datos que funcionan como el botón de muestra: en la Argentina, el aumento promedio del tráfico de internet ronda el 25%, de acuerdo a datos provistos por la Cámara Argentina de Internet. Y a escala global, herramientas de colaboración y videoconferencia como Zoom, Microsoft Teams y Slack vieron importantes crecimientos en la cantidad de nuevos usuarios y descargas de sus aplicaciones.

Teams alcanzó los 44 millones de usuarios y soportó más de 900 millones de reuniones durante la tercera semana del mes de marzo. Con este contexto, desde Microsoft anunciaron que están trabajando en mejorar la experiencia de reuniones y el sonido. Puntualmente, buscan eliminar el ruido de fondo en tiempo real mediante inteligencia artificial.

«A medida que las organizaciones de todo el mundo están cambiando su forma de trabajar en respuesta a la situación (del coronavirus), vamos a aprender muchísimo», dijo Satya Nadella, CEO de Microsoft, en una conferencia de prensa virtual.

Mientras tanto, en un solo día Zoom fue descargado 343.000 veces versus los 90.000 de dos meses atrás, indicó la empresa. Se trata de casi cinco veces más usuarios, debido principalmente a la cuarentena y el aislamiento social, según explicó Eric Yuan, fundador y CEO de Zoom en diálogo con la Revista Forbes.

Este salto en la cantidad de usuarios fortaleció el valor de las acciones de Zoom en bolsa, que pasaron de los 100 dólares a finales de febrero a superar los 140 dólares en los últimos días de marzo.

En tanto, la plataforma de trabajo colaborativo Slack, que permite dividir las conversaciones en canales, informó que sumó 7.000 nuevos clientes de pago desde el 1 de febrero hasta el 18 de marzo, un aumento de aproximadamente 40% sobre cada uno de sus dos trimestres fiscales anteriores, cuando había añadido unos 5.000 nuevos clientes de pago por trimestre. Y estos son tan solo tres ejemplos.

En el detrás de escena están todos los servicios de la nube que le dan soporte tanto a estas aplicaciones de teletrabajo, plataformas de video como Netflix y YouTube y servicios de software en la nube como Microsoft Office 365 y la suite de Google.

Además de esa carga, la infraestructura en la nube de varias empresas globales también albergan las aplicaciones de cada compañía, sea esta una empresa de telecomunicaciones u se dedique al comercio electrónico.

«Hemos tomado medidas para prepararnos y confiamos en que podremos satisfacer las demandas de capacidad de los clientes en respuesta a COVID-19», es la única declaración que un portavoz de Amazon Web Services, una de las principales, a medios globales.

Uno de los servicios de computación en la nube que se puede tener en cuenta es el de Movistar Cloud. Se trata de un servicio de almacenamiento en la nube que permite guardar todo lo que está almacenado en los dispositivos, copias de seguridad de  contenidos, contactos, calendarios, fotos, vídeos, archivos, música, etc. De esta manera, dejarán de ocupar espacio en los dispositivo y se podrá acceder a todos ellos desde el smartphone, tablet u computadora personal de forma cómoda y sencilla.

Imagen de 200 Degrees en Pixabay