La pérdida de información puede llevar a que una pyme cierre en 6 meses: qué hacer

96
pérdida información

Incendios, desastres naturales, problemas informáticos. Todas estas causas puede ser motivo para la pérdida de información en la que los pequeñas y medianas empresas se llevan la peor parte porque suele ocurrir que no cuentan ni con backups ni con seguros adecuados. Pero, ¿cuánto les llegar a afectar realmente la destrucción de información?

El estudio “Cost of a Data Breach Report 2019”realizado por IBM Security en los Estados Unidos- determinó que la pérdida de información relevante para una pyme puede derivar en que termine por cerrar en solo seis meses. Irónicamente, la extrema digitalización de una empresa, lo que la hace más competitiva, le producirá a una pyme un impacto mayor.

Otro estudio, realizado por The Diffusio Group, mostró que el 60% de las empresas pyme que pierden información y no tienen respaldo, cierran en los seis meses subsiguientes. 

Y la consultora Gartner afirma que aproximadamente el 50% de las pyme que sufren pérdidas importantes de datos con una duración arriba de las 24 horas, entran en quiebra.

Como mínimo, por cada hora de inactividad por la pérdida de información, una empresa grande pierde 700 mil dólares aproximadamente, mientras que una pyme, 8.000, de acuerdo a Infrascale, es una empresa estadounidense que ofrece soluciones informáticas.

Los datos más sensibles de una empresa son aquellos relacionados con la información de personas (consumos, historias clínicas, datos personales) y propiedad intelectual. Tanto la pérdida como la fuga pueden ser un problema. Además, hay datos operativos que puede complicar la administración del negocio: datos contables, de seguridad, RR.HH., entre otros.

La pérdida de información puede ocurrir por motivos diferentes. El principal es un problema de hardware: cada 15 segundos falla un disco rígido en algún lugar del mundo. Otra posiblidad -la más habitual, se da en el 75% de las veces- es un error del personal que maneja las herramientas de almacenamiento o una falla del software de respaldo provocado por malware. Finalmente, están los desastres naturales como inundaciones, terremotos o los provocados como incendios, robo de información por parte de los propios empleados y ciberataques.

Es por esto que los métodos de almacenamientos “tradicionales” como discos duros, USB o una nube con poca capacidad, ahora son obsoletos y hay que buscar soluciones mixtas con base en la nube.

pérdida información
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay.

¿Cómo proteger la información?

Lo primero y más importante es tener un backup automatizado de la información, sea en servidores propios o en la nube, con una actualización cada 24 horas cuando mucho; hoy lo mejor es lo segundo, siempre utilizando dos proveedores distintos que tengan su data center ubicados en lugares diferentes.

Además, es fundamental concientizar a todos los integrantes de la compañía sobre el valor de los datos y cómo mantenerlos protegidos.

Finalmente, conviene resguardar la información con un EDR, que es un anti virus de segunda generación, y monitorear los datos con un DLP (Data Loss Prevention) que permita detectar robos o fugas de información desde dentro o fuera de la empresa.

Imagen de portada de Michael Schwarzenberger en Pixabay