Por qué el sector FinTech tiene mayor potencial en mercados como el de Argentina

166
Young woman pay by mobile phone in cafe. Modern payment technologies

En Argentina 9 de cada 10 personas usa un celular, pero sólo el 51,3% tiene cuenta bancaria y apenas el 24% usa tarjeta de crédito. En contraste, ronda el 90% la tasa de penetración financiera en países de la zona euro, Estados Unidos y algunos mercados asiáticos. Pero lo que podrían considerarse datos locales negativos, representan en cambio un terreno fértil para las FinTech, un sector en pleno crecimiento que utiliza la tecnología para optimizar las operaciones financieras.

Por su parte, las empresas y negocios en general encuentran en este tipo de alternativas una enorme oportunidad para impulsar las ventas e incrementar los formatos de transacciones disponibles. Ese escenario no es exclusivo del mercado local. Se repite en la mayoría de los mercados emergentes.

Pero, ¿qué son y cuál es el negocio de las FinTech? Es una actividad que suele involucrar a varios sectores; los más destacados son banca móvil, criptomonedas, crowfunding o préstamos P2P. En vez de competir directamente con los bancos, muchas FinTech buscan atraer a aquellos clientes que quedaron  fuera de los sistemas financieros tradicionales.

Según The Global Findex Database, el 69% de la población mundial tiene una cuenta financiera (bancaria, de microtransacciones u de otro tipo de institución financiera regulada). Pero al indagar estos números en detalle, se observa que entre aquellos sin cuentas predominan poblaciones vulnerables y personas de bajos recursos de mercados emergentes.

Alguna de las promesas FinTech ya se pueden constatar en lugares impensados, como el caso del África Subsahariana. A pesar de ser una de las regiones de mayor pobreza y economías informales, las cuentas de servicios monetarios en teléfonos móviles superan el 10% del total de las cuentas financieras en esta región. Kenia, de hecho, tiene el mercado monetario móvil más desarrollado del mundo con más de 45 millones de cuentas. Muchos otros países también han alcanzado porcentajes altos de penetración de este tipo de alternativas, superando el 20% sobre el total de las cuentas financieras. En América latina, el  caos más destacado es Paraguay, pero otras plazas como Argentina, Bolivia, Colombia y Uruguay le siguen de cerca.

El rol de las FinTech en los mercados emergentes

En el caso de los países con grandes cantidades de emigrantes en el extranjero, las billeteras virtuales facilitan enormemente el envío de remesas, sorteando el problema de la falta de cuentas bancarias que genera la economía informal. Además, el uso de blockchain y criptomonedas disminuyen los riesgos de mover dinero en contextos volátiles. Un ejemplo conocido es la billetera virtual Banco Maré en las favelas de Brasil, que tiene una alta penetración donde otros bancos no están dispuestos a llegar.

Los pequeños negocios y emprendimientos también experimentan los beneficios de esta tecnología. Al manejo fluido y seguro de dinero, se le suman las oportunidades de inversión a través de crowdfunding o préstamos P2P más accesibles que los que pueden conseguirse a través de los bancos tradicionales.

Pero no hace falta cruzar ninguna frontera para ver casos exitosos. Argentina es el tercer país de Latinoamérica con más empresas FinTech, por detrás de Brasil y México. Y, según un informe de la Cámara Argentina FinTech publicado en 2018, más de la mitad esperaba un crecimiento del 100% en la cantidad usuarios para los próximos tres años.

El desafío argentino

De acuerdo al mismo informe, hoy las FinTech en Argentina tienen como principal objetivo salir a la búsqueda de inversores de todo el mundo. Compiten con mayores economías de escala en la región, como Brasil y México.  

Sin embargo, las iniciativas locales cuentan con condiciones favorables para su desarrollo. Entre otros factores, destacan la elevada penetración móvil en Argentina, los talentos profesionales y la alta predisposición de las FinTech (un 75% de los encuestados, de acuerdo al informe de la cámara) a expandir sus operaciones a otros mercados.