Estas son las redes que están bancando el emprendedorismo femenino

315

El Global Entrepreneurship Monitor (GEM) muestra que la Tasa de Actividad Emprendedora ( mide las iniciativas emprendedoras menores a tres años en determinado mercado) es de 10,2% para las mujeres, casi tres cuartos de lo visto para los hombres.

En la Argentina, esa tasa es del 8,1% para las mujeres, a pesar de que ellas representan cerca del 40% de la fuerza emprendedora del país (53% está al frente de Pymes unipersonales).

Por esto es que hay que remarcar que existen propuestas que ayudan «a potenciar y visibilizar el trabajo de las mujeres que lideran sus propios emprendimientos», tal como escribe la periodista de Negocios Laura Mafud en el suplemento Pyme de El Cronista Comercial.

Con este marco y en pos de acortar la brecha de género, se hace imprescindible crear propuestas que ayuden.

Además de las iniciativas de Endeavor Argentina y la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA) (la primera lanzó Her Business, un programa que brinda herramientas prácticas y teóricas para hacer crecer los negocios; y junto a la segunda desarrolló el taller Mujeres Emprendedoras), hay cada vez más espacios pensados para emprendedoras y para empoderar sus desarrollos.

Organizaciones articuladoras

La primera que señala la periodista es Criar, «una asociación civil sin fines de lucro que nació en Rosario en 2013 como idea de las emprendedoras Jimena Tomarelli, consultora en marketing y estrategia digital, y María Cecilia Ribecco, a cargo de Women’s Entrepreneurship Day (WED) en Sudamérica». Ellas buscan educar, generar espacios de networking y herramientas para las emprendedoras, así como crear una red para vincularlas y apoyarlas.

«Nuestra experiencia nos llevó a pensar en la comunidad de mujeres; la armamos a partir de las necesidades que detectamos de las emprendedoras que encuestamos y con las que compartimos mucho tiempo en nuestro inicio para consolidar una propuesta formativa local con impronta argentina, con las problemáticas que eso lleva y con visión de género que inspiren a otras», explicó Ribecco.

Criar fue reconocida por el Banco Mundial y del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y está integrada por 800 mujeres emprendedoras activas. Hasta el año pasado, ya había realizado 10 programas de formación en herramientas para emprender con visión de género.

Otra asociación es WExWE, que quiere achicar el elevado índice de fracasos de los emprendimientos liderados por mujeres, que en América latina es de 82%.

«El principal objetivo de WExWE es construir y desarrollar una comunidad de afinidades entre las emprendedoras de la región, para que se sientan dentro de un grupo de pertenencia que las escucha, contiene, respeta, estimula, capacita y ofrecen soluciones a sus problemas. Al hacerlo estimula la RSE, la protección del medioambiente, la promoción de la paridad de género, la independencia económica y la igualdad de oportunidades para las mujeres, integrando el programa internacional win-win de Naciones Unidas, que sostiene que sostiene que ‘la igualdad de género es el mejor negocio'», relató Ernesto Sandler, creador de Utilísima y director de WExWe, acompañado por un equipo interdisciplinario, integrado por Flavia Cores, Sofia Stamateas, Esteban Vivo, Valeria Sandler y Mariana Quesada, entre otras emprendedoras.

Esta organizazión ya tiene sedes en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata y Rosario, y este año cortará cintas en Montevideo y Miami. También tienen espacios radiales y televisivos.

«Adicionalmente, estamos trabajando en la creación de una tienda online para todas las emprendedoras latinoamericanas, en la expansión de las sedes sociales en las principales ciudades de la región y en la realización de eventos culturales y deportivos.  Es clave que se comprenda que emprender por cuenta propia es el futuro y que la paridad de género es el mejor negocio para toda la sociedad», relató Sandler.

Hay que hacer una mención a Mujeres Argentinas x las Pymes, un espacio generado por Adriana Rodríguez, titular de la editorial Almaluz, y a Yésica Bernardou, al frente de la consultora Visión Empresarial y de radio Trend Topic.

«Lo que hacemos es presentarnos, ver a qué rubro o sector pertenecemos, como Industria, Comercio, Servicios, Comunicadoras y trabajadoras de la Cultura, evaluando proyectos como el Plan de Moratoria, donde luchamos por esa oportunidad a raíz de la inflación, devaluación y recesión; todo eso nos convocó a unirnos, a estar presentes con proyectos por escrito», señalan.

Tiene una red de networking, página web y varios grupos de WhatsApp para delimitar las necesidades de cada región.

«Hace cuatro años comenzamos a visibilizar la falta de espacios para las mujeres dentro del ámbito empresarial. Pero en 2019, se agudizó con la crisis económica y social en este tipo de organizaciones pensadas por hombres, donde las mujeres somos ‘incluidas para trabajar’ aunque no para decidir, ni votar. Mantener una actitud propositiva, resolutiva y dinámica es una barrera de acción dentro de estos espacios. Nos convocaban pero nos querían incluir para decir que sumaban mujeres y, a la hora de generar una reunión donde las decisiones son de importancia para el país, allí no estábamos», relatan.

Ellas lograron motorizar la Mesa Nacional de Mujeres Argentinas por las Pymes, detectando estratégicamente las necesidades de las emprendedoras. «Buscamos debatir, capacitar y buscar soluciones para cumplir con objetivos transversales y de pluralismo social. Nuestro interés es la defensa de las pymes, unidas por el trabajo y la producción nacional», dicen.

Finalmente, la asociación pionera en la Argentina es Emprendedoras en red, fundada en 1993 por mujeres que deseaban habilitar la capacidad empresaria de la mujer, apelando a los valores y ética femeninos, según cuenta Mafud.

La creó la psicóloga clínica Inés Arribillaga cuando se encontró que «no existía un espacio para mujeres que pudieran pensarse desde el mundo del trabajo y la posibilidad de crear sus propios emprendimientos o iniciativas autónomas».

«Apostamos a crear una comunidad y difundir aquellas pequeñas ideas y negocios que permitan identificarse como originales, creativas, accesibles y recuperar un sentido de colaboración entre pares. Ayudar a difundir emprendimientos reales, que podamos dar cuenta de los esfuerzos y logros de trabajar en soledad y tratando de crear conciencia de que también es necesario unirse, hacer cooperativas, asociaciones, defender el trabajo autogestivo», contó Arribillaga.

Chicas en Tecnología

Dentro del ámbito de las tecnologías, existe justamente Chicas en Tecnología, para canalizar las necesidades de mujeres que quieren trabajar dentro del sector que, este año solamente, va a crear 1,6 millón de puestos de trabajo (pero solo se cubrirá el 25%).

Apenas el 10% de las mujeres emprendedoras realizan proyectos tecnológicos o vinculados al desarrollo del software, de acuerdo al observatorio de Emprendedores de la Ciudad de Buenos Aires, y solo el 6% de las aplicaciones que usamos fueron desarrolladas por mujeres.

Chicas en Tecnología fue creada por Melina Masnatta, Carolina Hadad, Sofía Contreras y Mariana Varela comandan Chicas en 2015. Es una organización que «busca reducir la brecha de género en tecnología y con la que ofrecen programas e iniciativas basados en tecnología, educación, liderazgo y emprendedorismo, todos atravesados por la perspectiva de género, y articulando conceptos y metodologías provenientes de las disciplinas STEM con impacto social», según relata Mafud.