El “salario emocional”: qué es y cómo se aplica en empresas

134
imagen ilustrativa salario emocional

La “caza” de talentos requiere de más de una carnada. No alcanza con ofrecer buenos salarios. En particular, si los honorarios en juego no se diferencian de la competencia o el tamaño de la empresa no permite elevarlos. Cada vez más, empleados y profesionales de todo tipo esperan otro tipo de beneficios, más vinculado a lo simbólico o lo inmaterial. “Salario emocional”, le llaman.

Aunque el concepto es relativamente nuevo, muchas de sus prácticas se llevan a cabo hace años. Por ejemplo, en lugares como Silicon Valley, donde el recurso humano altamente calificado es difícil de retener o captar, las empresas entendieron hace tiempo su importancia.

¿Qué es el salario emocional?

Más allá de la remuneración económica (que sigue siendo lo más importante), las personas consideran muchos factores a la hora de elegir un trabajo. Dentro de los ítems del “recibo de sueldo emocional”, podrían destacarse el ambiente agradable, oportunidades de crecimiento personal, seguridad laboral y el equilibrio entre la vida laboral y personal, según un estudio de Randstad.

El salario emocional representa justamente todas esas retribuciones no económicas que una empresa le da a sus empleados para mejorar su calidad de vida, su motivación y su fidelidad a la organización.

Técnicas de salario emocional

El siguiente video lista algunas de las técnicas de salario emocional más populares. Seguramente la más importante sea la última: preguntarle a los empleados qué desean.