¿Se rompió la PC? No hay problema, transforma tu smartphone en una computadora de escritorio

182
computadora

Los teléfonos inteligentes de hoy en día son increíblemente poderosos y permiten hacer gran parte de muchos trabajos desde ellos: desde responder a los correos electrónicos, hasta comprobar las redes sociales, los smartphones pueden hacer un montón de cosas imaginables. Y como si fuera poco, caben perfectamente en los bolsillos: son más poderosos que lo que su tamaño indica y hasta pueden llegar -en potencia de hardware- a reemplazar a una notebook o computadora de escritorio.

Pero, por mucho que estén dotados de una potencia increíble, la productividad todavía puede ser limitada a veces debido al tamaño de los dispositivos. Algunos teléfonos inteligentes, sin embargo, pueden incluso transformarse en una especie de PC de escritorio versátil con la ayuda de algunos accesorios adicionales.

¿Cómo trasformar un smartphone o tablet en una PC de escritorio? 

Los dispositivos necesarios

La transformación del smartphone en un PC de escritorio requiere de los siguientes componentes principales para imitar la experiencia:

  • Monitor
  • Mouse
  • Teclado
  • Y/o varios cables

Conectar el smartphone a una pantalla

Con el smartphone actuando como el cerebro detrás de escena, los componentes mencionados anteriormente ayudan a alcanzar la experiencia fundamental de una PC de escritorio.

La pantalla externa es necesaria para dar a los usuarios una experiencia visual más agradable al trabajar en un escritorio o similar, en lugar de intentar hacer cosas en las pequeñas pantallas de nuestros smartphones. Ya sea que se trate de un televisor de gran tamaño, un monitor de PC tradicional o una de esas pantallas externas portátiles más recientes, la forma más conveniente de conectar el teléfono inteligente a ellos es mediante el uso de un Chromecast si se posee un smartphone Android (o Apple TV para dispositivos iOS).

Un Chromecast es la solución más compatible entre los smartphones Android. Esencialmente es posible usar la función de espejo de pantalla de Android para proyectar la pantalla de tu teléfono a la pantalla externa/TV conectada.

Y el proceso es bastante similar con los dispositivos iOS que utilizan un Apple TV. Para ello, sólo hay que aprovechar AirPlay, lo que se hace simplemente activando la función de espejo de pantalla en el Centro de Control.

Una vez que todo esta conectado y funcionando correctamente, la pantalla del smartphone se proyecta a la pantalla conectada. El único problema aquí es que la latencia puede verse obstaculizada, por lo que ver los videos puede ser acompañado con conexiones entrecortadas debido a esto. Esa es la única desventaja, pero la gran mayoría de los teléfonos inteligentes Android son compatibles para proyectar sus pantallas usando un Chromecast.

Conexiones por cable: Sin latencia, pero no tan conveniente

La única razón por la que ir por la ruta de los cables es más difícil que por la de  inalámbrica es por los diferentes puertos que se encuentran en los smartphones. Aunque el puerto Lightning es el único estándar entre los dispositivos iOS, los smartphones Android han pasado lentamente de microUSB al nuevo formato USB Tipo C. Debido a estos diferentes puertos, conseguir que un smartphone se conecte a una pantalla puede ser más difícil.

En el caso de los smartphones Android con conexiones USB de Tipo C, es posible que todavía tenga que comprar un adaptador si su pantalla externa no tiene puertos USB de Tipo C. Alternativamente, si tiene uno de esos concentradores de adaptadores USB Tipo C que pueden venir con una nueva computadora portátil, puede utilizarlo para conectarse a una pantalla externa mediante una conexión HDMI.

Los adaptadores USB tipo C son útiles, especialmente cuando también tienen puertos adicionales para otras conexiones.
Los adaptadores USB tipo C son útiles, especialmente cuando también tienen puertos adicionales para otras conexiones.

Ahora, el problema radica en el hecho de que no todos los teléfonos inteligentes ofrecen la función de pantalla de espejo usando una conexión con cable. Teléfonos como el LG V40, Google Pixel 3, y OnePlus 6T no funcionan en absoluto usando este método. E incluso si tienes viejos smartphones Android con puertos microUSB, usar un adaptador MHL (enlace de alta definición móvil, por su sigla en inglés) como conector no siempre funciona porque puede que ni siquiera sean compatibles con MHL.

En cuanto a los que tienen dispositivos iOS, es más sencillo: usando un adaptador de Lightning a HDMI, es posible conectar fácilmente tu dispositivo iOS a el televisión en un abrir y cerrar de ojos. Una cuestión positiva a toda esa arquitectura cerrada pero estándar que mantiene la compañía de la manzanita entre sus equipos.

Experiencias de escritorio personalizadas (en algunos smartphones)

Para algunos teléfonos más nuevos como la serie Samsung Galaxy S10 (y posterior: S10+, Note S10 y Galaxy S20) o la serie Huawei Mate 20, tienen sus propias experiencias de escritorio personalizadas cuando se conectan a una pantalla externa. Mejor aún, no requieren ningún tipo de cable o base especial para acceder. Simplemente los conectas a tu pantalla externa, y listo, instantáneamente pasa a una versión de escritorio.

A diferencia de la experiencia de espejo que ofrecen la mayoría de los dispositivos, estas experiencias similares a las del escritorio hacen un gran trabajo al emular la sensación de interactuar con un sistema operativo de escritorio real, muy parecido a tener varias ventanas funcionando simultáneamente. La versión de Huawei, en particular, parece que simplemente han emulado la experiencia tradicional de Windows tal vez un poco demasiado.

Conectar el mouse y el teclado

Para lograr esa verdadera experiencia de escritorio, las últimas piezas del rompecabezas son conectar un mouse y un teclado. La recomendación es utilizar los teclado que permiten una conexión Bluetooth (no aquellos que necesitan de un receptor USB extra).

Para los teléfonos inteligentes Android, el proceso de conexión no es diferente al de las computadoras portátiles y de escritorio. Sin embargo, no se puede conectar ningún tipo de mpuse a un iPhone, pero los teclados Bluetooth no son un problema.

smartphone
Teclados y mouse Bluetooth.

Por el contrario, es posible ir por el camino de los cables pero será necesario comprar adaptadores adicionales para lograrlo, incluyendo un concentrador USB para conectar el mouse y el teclado simultáneamente.

Una vez más, el proceso es bastante simple con los teléfonos inteligentes Android, pero no hay forma de usar un teclado o ratón con cable con un iPhone.

Y listo, eso es todo lo que se necesita para convertir a un smartphone en una computadora de escritorio.

Imagen de portada de Edar en Pixabay