Puede sonar futurista, pero ya está pasando. La Inteligencia Artificial es una herramienta cada vez más utilizada a la hora de reclutar talentos. Los responsables de RRHH ya no necesitan leer cientos de curriculums ni entrevistar a decenas de candidatos. Las búsquedas ya no se restringen tanto por la edad de los candidatos, por su género o por la universidad en la que estudiaron, sino en sus capacidades para resolver problemas ante situaciones reales.

Al menos a eso apuntan grandes empresas, como Tesla y LinkedIn, que vienen invirtiendo en Inteligencia Artificial aplicada a sus procesos de selección de personal. Mediante “juegos” o tests de aproximadamente 30 minutos de duración, se prueban las habilidades de cada candidato mientras va completando tareas y consignas. A medida que avanza, la IA evalúa sus capacidades profesionales, relacionadas a multitask, concentración, gestión de tiempos, altruismo y resolución de problemas. 

Unilever es otra de las empresas que viene utilizando IA en sus procesos de reclutamiento de personal, al menos en la primera etapa de selección. Según informó, la organización procesa casi dos millones de solicitudes de empleo al año, por lo que automatizar los primeros filtros era una necesidad para ahorrar tiempo y recursos.

Los candidatos también participan en una suerte de juego online donde se evalúa su idoneidad para ocupar el puesto. Luego, se les pide que graben un video contestando una serie de preguntas. El material es analizado por un algoritmo de IA que analiza el tono de voz, lenguaje oral y corporal, determinando cuál es el más adecuado.

El proceso finaliza con una tercera etapa con reclutadores “de carne y hueso”, pero, según la jefa de RRHH de Unilever este filtro previo automatizado se ahorraron aproximadamente 70 mil horas-persona de evaluación de candidatos.

Polémica y debate ético

Muchas empresas, incluso, deciden ir un poco más allá de las aptitudes profesionales de cada candidato y apelan a la Inteligencia Artificial para evaluar otro tipo de aspectos, utilizando técnicas que han abierto el debate moral y ético.

Los sistemas de reconocimiento facial utilizados sobre el rostro del postulante son un ejemplo. Si bien las organizaciones aseguran que sólo se analizan los gestos para saber si el postulante está mintiendo en la entrevista -algo así como un detector de mentiras inteligente-, los detractores a estas técnicas aseguran que pueden fomentar la discriminación.

Otra práctica polémica adoptada por algunas organizaciones es el uso de algoritmos para analizar los perfiles de redes sociales de los candidatos. De esta manera, no sólo corroboran que no se oculte información durante el proceso de selección, sino que analizan otros factores como, por ejemplo, si es una persona conflictiva o tiene tendencia a la depresión.

La IA y el tratamiento masivo de datos no sólo tendrá injerencia en el proceso de selección sino también en el de recompensas. Según esta nota, irán teniendo mayor peso en decisiones empresariales sobre los empleados. Los aumentos de sueldos, ascensos, asignaciones de equipos se basarán cada vez más en evaluaciones de rendimiento y capacidades emocionales.

El deporte también apuesta a la IA

Hace unas semanas, publicamos una nota sobre cómo el análisis de datos influyó en la final de la Champions League. En ella, contábamos cómo el Liverpool armó su equipo basado en las recomendaciones de un grupo de científicos de datos que eligió estratégicamente a los jugadores.

Pero no son los únicos: los grandes equipos italianos también diseñaron un algoritmo para cuidar la salud de los deportistas, logrando reducir el margen de lesiones en un 50%. Y la FIFA anunció que comenzará a utilizar algoritmos para fijar el precio de los jugadores a nivel mundial, basándose en su desempeño real en las canchas.

En esta línea, los argentinos Victoire Cogevina y Matías Castello crearon una app para encontrar al próximo Lionel Messi. Gloria, es una solución tecnológica “cazatalentos”, cuyo objetivo es identificar jugadores talentosos en potreros y clubes de barrio. ¿Cómo funciona? Los usuarios crean un perfil en la app donde publican información básica y videos en los que muestran sus habilidades en las canchas. La IA analiza todo este contenido disponible, acercándole «sugerencias de talentos» a los grandes clubes basadas en sus necesidades.