La transformación digital también llegó a la industria inmobiliaria, que ahora se llama «proptech», en el que se unen los terminos «property» (propiedad) y «technology» (tecnología). Los líderes de esta movida son los Estados Unidos y el Reino Unido pero ya llegó también a América Latina.

«De los países de la región es Chile el que está liderando esta tendencia, gracias al apoyo político recibido mediante Startup Chile y sus programas de aceleración e inversión que marcaron el camino. La Argentina, aunque tiene buenas startups PropTech, aún está muy atrasada y no marca diferencia en lo que sucede en el resto de Latinoamérica», explicó Andrea Rodríguez Valdez, directora de PropTech Latam, al diario La Nación.

En este sentido, la compañía ProntoPiso, una proptech española especializada en property-chain que garantiza la venta de las viviendas a precio de mercado en menos de 90 días, eligió para el portal Más que Negocios cinco tendencias tecnológicas que están transformando el sector inmobiliario.

  1. Big Data. Los datos son una fuente de información de un valor incalculable. Aplicados al sector inmobiliario, permiten que los individuos y las compañías tomen decisiones informadas con respecto a invertir, administrar y operar en base a ese análisis de macro datos. El big data se puede utilizar en las proptech para proporcionar información relativa a la historia de la propiedad, el coste de la misma, los detalles del barrio, el cálculo del pago de la hipoteca e incluso para pronosticar su revaloración futura teniendo en cuenta diferentes parámetros.
  1. Blockchain. Las aplicaciones del blockchain a la industria inmobiliaria son muy diversas. Algunas compañías lo implementan para tramitar los pagos del alquiler, eliminando intermediarios y reduciendo costes en la transacción. Otro ejemplo de aplicación de esta tecnología es el que utiliza ProntoPiso, que ofrece la tecnología blockchain de JLL para la tasación de las viviendas. Gracias a ello se puede validar la información ante terceros, para que cualquier usuario pueda utilizarla en los distintos procesos que requieran de un documento oficial, como la solicitud de una hipoteca, con el consiguiente ahorro de tiempo y costes.
  1. Realidad virtual (RV) y realidad aumentada (AR). Las aplicaciones de RV y AR se ponen al servicio de un potencial comprador que ahora puede ver completamente una propiedad incluso cuando todavía no se ha construido. La realidad virtual es un recurso que permite a los compradores adentrarse de lleno en el inmueble y facilitar la toma de decisiones. Hay compañías especializadas en ofrecer vídeos 360 grados que permiten conocer previamente cómo será la vivienda, y se convierten en una herramienta útil para aumentar el número de operaciones cerradas.
  1. Chatbot. Hoy en día el 70% de los consumidores consulta sus dudas a través del dispositivo móvil. El desarrollo de chatbots se ha adaptado a los hábitos de consumo, siendo WhataApp un nuevo canal en el que comunicarse con las compañías.
  1. Drones. Los drones son capaces de alcanzar las plantas superiores de grandes edificios y tomar imágenes áreas de cualquier superficie, desde propiedades en la costa que hacen soñar a los futuros inquilinos, hasta imágenes de una vivienda unifamiliar y el barrio en el que se encuentra. Las opciones son infinitas y todas ellas han ayudado a los agentes inmobiliarios a mejorar su trabajo y brindar a los futuros compradores una panorámica área e inspiradora del terreno y el inmueble que van a comprar.